Líneas Hartmann

Fue el doctor Peyré, un médico del municipio francés Bagnoles-de-L’Orne, apasionado por la radiestesia, quien enunció la hipótesis según la cual una cuadrícula energética circundaba todo el planeta:

Se trata de una radiación norte-sur, aparentemente magnética y causada por el magnetismo terrestre, y una radiación este-oeste, perpendicular a la primera y de apariencia eléctrica“.

Son radiaciones rectilíneas, por lo que no pueden ser debidas a distintas influencias telúricas, como la composición del suelo o a presencia en el subsuelo de fallas o corrientes de agua subterráneas, que son siempre sinuosas y surcan la corteza terrestre siguiendo un recorrido variable, en función de los accidentes del suelo. (Esas nuevas radiaciones) cubren nuestra esfera de una red que marca zonas cuadradas neutras, compartimentando el suelo y elevándose en la atmósfera, entrecruzándose en dirección norte-sur y este-oeste… “

Peyré efectuó todas las comprobaciones necesarias, llegando incluso a organizar un crucero, para demostrar la validez de su teoría sea cual fuere la longitud y la latitud del lugar. En un experimento público efectuado el 25 de abril de 1937, afirmo la existencia de una red de radiaciones cosmotelúricas, orientadas de N a S y de E a O, a intervalos de 7 a 8 metros, demostrando que en los puntos de intersección de las líneas de la red que había detectado, los vegetales se comportaban anormalmente.

Peyré realizó idénticas constataciones en los hombres y los animales; sospechó que hay una relación entre la radiación y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

En Auteuil, fue enviado a un edificio en el que había dos casos de cáncer, en dos viviendas diferentes del primer piso. Dió exactamente sobre la mitad de una cama en la que había habido un caso de cáncer abdominal, y en la cabecera de otra cama donde había fallecido una persona afectada de un cáncer en la garganta.

Para verlo, bastó con prolongar las líneas norte-sur y oeste-este situadas en el exterior del edificio.

El doctor Peyré hizo escuela, aunque sus sucesores fueron a veces injustos con él. Sus conclusiones fueron incompletas y no siempre formuló las cosas con el adecuado vocabulario científico, no obstante puede ser considerado uno de los principales precursores de la geobiología moderna.

Sin embargo, el verdadero emprendedor de las investigaciones sobre esta red de energía fue un médico alemán, el doctor Ernst Hartmann.

El Dr. Ernst Hartmann, de la Univ. Alemana de Heidelberg, en el año 1951 mide la resistencia eléctrica de diversas personas en diversos lugares. “Las importantes variaciones registradas al cambiar de lugar le permitieron comprobar la existencia y la orientación de la red anteriormente señalada por Peyré, pero también precisar y corregir algunos datos”: esa red está constituida por bandas de unos 25 CMS. de ancho y sus separaciones son de 2,50 m. en sentido N-S y de 2 m.  en sentido E-O.

Hartmann marcó los puntos en los que se registraban alteraciones bruscas en un plano y al unirlos entre sí, se dio cuenta de que los mismos eran los puntos de intersección de unas hipotéticas líneas de fuerza en forma de malla. Al comprobar que se trataba de una enorme red de franjas de radiación que se extendía sobre toda la tierra,  la denominó “Red Global de Radiación“.

En homenaje a su descubridor, estas líneas se llaman hoy  “Líneas Hartmann” o “Líneas H“. Estas líneas se pueden detectar: mediante un MAGNETÓMETRO y con un GALVANÓMETRO, se mide la resistencia eléctrica de la piel y con los datos aportados, se confeccionan diagramas o georitmogramas que permiten advertir las perturbaciones que se dan de un sitio a otro.

También se pueden detectar con una brújula (la aguja se desplaza), con una radio de frecuencia modulada (se producen descargas e interferencias) y con una piedra (Aumenta de peso).

Todos los cruces de las líneas Hartmann son bipolares: las líneas positivas se cruzan con líneas negativas, ya que las líneas N-S son – (negativas) y las E-O son + (positivas).

Investigadores posteriores como el físico francés LUCIEN ROMANI apuntan a la existencia de una malla todavía más densa que la detectada por Hartmann, con separaciones de 1,1 a 1,5 m. Esta última parece ser, en principio,  una división interna de la red de Hartmann.

El arquitecto Rémi Alexandre la definió como una cuadrícula de radiaciones o zonas de perturbaciones cosmotelúricas, como una inmensa telaraña tejida a escala de todo el planeta. De hecho, esa extensa red estaría compuesta de varias rejillas que se superponen e interfieren.

Podría decirse que todas forman una rejilla global biológicamente activa. El doctor Hartmann constató que esa “rejilla” global constituye un vasto conjunto de “paredes invisibles”, como una red o una cuadrícula de dimensiones supuestamente fijas. Dispuesto sobre el suelo, se le encontraría elevado en toda la biosfera.

Las líneas Hartmann se pueden concebir como paredes de energía sutil emanando del subsuelo y extendiéndose verticalmente hasta una altura de 2,000 metros.

Esta red se puede detectar en todas partes, tanto en terreno llano como en la montaña, en el agua, en el exterior y en el interior de las viviendas. Si éstas son de varias plantas, está verticalmente presente en los mismos lugares de cada nivel.

Estas líneas o bandas se orientan en función de los polos geomagnéticos; corren paralelamente en direcciones norte-sur y este-oeste.

Su intensidad y densidad son muy variables, dependiendo de innumerables factores como son la hora del día y los cambios atmosféricos. No obstante se establece una constante de unos 21 cm de espesor y su disposición paralela a intervalos de 2.5 m en las orientadas norte-sur y de unos 2 m en las orientadas este-oeste.

Se les ha llamado también “Constantes Vitales Terrestres“, pues su armonía o distorsiones nos muestran el grado de equilibrio o de desequilibrio de un lugar o sus alteraciones en un determinado momento.

Por ejemplo, el espesor de las líneas puede ir de 21 a 80 cm durante un eclipse solar o hasta 120 cm durante un movimiento sísmico.

Tampoco hay que imaginarse la red Hartmann como una trama geométrica que se proyecta en mallas regulares sobre la superficie del planeta. Su trazado tiene multiples ondulaciones, contracciones, accidentes diversos e incluso interrupciones puntuales. Con lo que se compara mejor es con una red o una rejilla.

Esta trama delimita tres zonas de distinta irradiación:

– Las “paredes” en longitud. Su intensidad es demasiado débil para molestar al hombre. De todos modos, a veces la información radiestésica pone de manifiesto una actividad nociva en su vertical, procedente de una interferencia entre las asimetrías del subsuelo y de la red H propiamente dicha.

– Una zona neutra. Es la parte delimitada por las “paredes de la cuadrícula”. En su interior se encuentran más armonizadas las constantes biológicas del individuo; se puede decir que es un área particularmente benéfica, donde se pueden recuperar las energías perdidas.

– Los cruces Hartmann. Son las intersecciones de las líneas de fuerza de la red, que forman cuadros de 21 cm de lado, donde la energía es más intensa, se hace notoria y perjudicial.

Los geobiólogos actuales califican esos cruces Hartmann de “puntos geopatógenos“. Consideran que cuando influyen prolongadamente sobre un organismo, ya sea vegetal, animal o humano, pueden favorecer la aparición o evolución de enfermedades.

Un cáncer o una depresión nerviosa profunda no se generan sentándose un par de horas en un lugar así; a veces deben pasar varios meses o años, para que se manifiesten trastornos, enfermedades crónicas o afecciones agudas.

Eso se produce principalmente cuando el punto geopatógeno corresponde al emplazamiento de una cama o de un puesto fijo, de un trabajo, por ejemplo.

Añadamos que los cruces Hartmann no son obligatoriamente generadores de enfermedades o nocivos, sino que pueden serlo en determinadas condiciones; específicamente cuando dichos cruces coinciden con venas de aguasubterráneas, fallas geológicas o algún otro tipo de perturbación subterránea. En estos casos, es cuando los efectos son más notorios y perjudiciales.

Dado que la red Hartmann es una cuadrícula que se extiende sobre la superficie habitable en rectángulos de 2 x 2.5 metros, más o menos regulares, es inevitable que en un dormitorio haya uno o más cruces H.

Es absolutamente imprescindible evitar que la cama se encuentre en la vertical de uno de ellos.

Desde hace unos veinte años, el Instituto Suizo de Investigaciones de Geobiología de Chardonne, dirigido por Blanche Merz, realiza estudios médicos sobre las nocividades relacionadas con los cruces Hartmann y otras aberraciones telúricas.

Han encontrado que, en la mayor parte de los casos, basta con desplazar la cama de los enfermos para constatar una mejora de su estado, iniciándose un proceso de curación.

En un cruce de líneas Hartmann, sobre una zona geopatógena debida, por ejemplo, al paso de dos corrientes de agua subterránea que se cruzan, se observan alteraciones en la emisión de radiación gamma e infrarroja.

Estas radiaciones de alta frecuencia se vuelven muy agresivas para el ser humano, cuando se dan también perturbaciones meteorológicas, produciendo grandes variaciones de las constantes vitales del individuo, que se traducen en excitación e irritación continua de sus células nerviosas.

Una de las hipótesis de trabajo sobre la red H establece que estas líneas de fuerza o energía transportan o disipan de alguna manera los excesos energéticos terrestres, ya sean éstos de origen natural o artificial (como el caso de los transformadores y líneas de alta tensión, etc.).

Las pruebas que apoyan esta hipótesis se encuentran en las mediciones efectuadas en presencia de fuerte contaminación electromagnética artificial.

Se observa allí que la estructura de la red H se condensa, apareciendo con separaciones de tan sólo 1.5 m e incluso menos.

La detección de la red Hartmann requiere de cierto entrenamiento, así como un concepto claro de lo que se busca.

Como ya se explicó, estas redes tan solo son nocivas en la medida que se superponen a otras anomalías telúricas mucho más fácilmente detectables.

Los sistemas electrónicos empleados en el laboratorio para su detección, como los georritmogramas, medición de radiación, receptores de onda corta adaptados, etc., no son de fácil aplicación y su uso, aparte de su complejidad, requiere muchas horas de trabajo. Pero el propio doctor Hartmann ideó un sencillo instrumento que recibe el nombre de varilla Hartmann o lóbulo antena. Con su empleo adecuado, permite una detección clara y precisa de la red en pocos minutos.

Como escribe el arquitecto y geobiólogo J-C. Favre, además de evitar perturbaciones nocivas de la red H, se trata también de sacar el máximo provecho de su energía al emprender una construcción: “Ninguna arquitectura tradicional desprecia la importancia del telurismo en una práctica constructiva natural. La casa se asienta sobre un lugar conciliando las cualidades energéticas y sensibles del suelo. La vivienda tradicional, orientada según los puntos cardinales, no perturba la red. Siguiendo ese ejemplo, se intentará situar el edificio de acuerdo con las fuerzas vivas de la Tierra. Los efectos de la red H no deben considerarse algo irremediable, pues una práctica arquitectónica de calidad los tendrá en cuenta para sacar el máximo provecho.”

De la obra “Arte de Proyectar en Arquitectura”, de Ernst Neufert, en la sección “Biología en la Construcción”, extraemos lo siguiente:

Según Palm (colaborador de Hartmann), la mencionada retícula global de aproximadamente 2 x 2.5 m corresponde a una línea de semidistancias.

La verdadera retícula estaría formada, en tal caso, por una retícula global con una distancia entre ejes de 4 a 5 m en dirección Norte-Sur y de 5 a 6 m en dirección Este-Oeste, en línea recta alrededor de todo nuestro planeta.

Cada 7ma franja de la retícula, denominada de 2do orden, produce un efecto varias veces superior, o sea, con separaciones de 28 a 35 m y 35 a 42 m.

Cada 7ma franja de 2do orden, es decir, con separaciones de 7 x 35 o 7 x 42, lo que significa aproximadamente 250 x 300 m de distancia, se determina como zona de perturbación aún mayor = 3er orden.

También aquí los puntos de intersección (cruces) son considerados más graves.

Según la misma fuente, en Europa se observan variaciones de la citada norma de hasta 15º en dirección Norte-Sur y Este-Oeste. Parece ser que los americanos han detectado dichas franjas con retículas muy sensibles tomadas desde una altura de varios miles de metros.

Además, se supone que también los diagonales formen su propia retícula global en dirección Noreste- Suroeste y Noroeste-Sureste, igualmente en períodos de siete, con efectos de aproximadamente el 25%…

… del mismo modo a lo que ocurre con las radiaciones, se produce una refracción en el cambio de medio tierra-aire, es decir, en la superficie terrestre, de resultante vertical. Otras de estas refracciones tienen lugar al atravesar los forjados en edificios de varias plantas, como fue comprobado por Endros en sus experimentos con maquetas…

… Los perjuicios fundamentales que ocasionan tales zonas de perturbación son de carácterdesvitalizante, y van desde la astenia, trastornos cardíacos, renales, vasculares, respiratorios, gástricos o metabólicos, hasta dolencias crónicas graves como el cáncer…

… Parece que en locales de proporción áurea no existen perturbaciones (relación: altura 3m, anchura 4m, longitud 5m). Las casas de planta circular o hexagonal son favorables en este sentido.