03 Radiestesia

La radiestesia o rabdomancia es una actividad pseudocientífica que se basa en las energías o elementos que pueden ser detectados por medio de un péndulo, una horquilla y otros artefactos sencillos mantenidos en suspensión inestable.
Se entiende por rabdomante (practicante de rabdomancia) a un sensitivo que está dotado de la facultad de detectar la existencia de corrientes de agua, vetas de minerales, lagos subterráneos, etc. a cualquier profundidad. Trátase de una facultad que se ha denominado con mayor precisión geopsicometría (una variante de la psicometría), que es el rastreo de la psiquis por el interior de la Tierra. El psíquico emplea una varilla vegetal o metálica o bien un péndulo, que sirve de estímulo para percibir el lugar indicado.

Etimología
Radiestesia es un neologismo, del latín radium: ‘radiación’ y del griego aesthesia: ‘percepción por los sentidos’ o ‘capacidad de sentir’ (de aisthesis: ‘percepción’). El término radiestesia aparece en inglés por primera vez en los años treinta, proveniente del francés radiésthesie creado hacia el año 1890 por el abad Alexis Bouly quien fundaría la Sociedad de Amigos de la Radiestesia.

Rabdomancia
Proviene del griego rhabdos: ‘vara’ y manteia: ‘adivinación’.

Usos
La radiestesia es también un método pseudocientífico de diagnóstico empleado en medicina “alternativa”.
Los usos de la radiestesia son muchos. Con ella pueden realizarse entre otras:
* diagnosticar enfermedades,
* obtener medidas exactas,
* encontrar agua,
* encontrar minerales,
* inventariar recursos naturales,
* predecir estados actuales o futuros de la materia viva,
* encontrar objetos perdidos,
* encontrar personas, etc.
Una utilidad conocida de la radiestesia, quizá la de más larga tradición, es la realizada por los denominados zahoríes, que aseguran ser capaces de encontrar los sitios más favorables para la excavación de pozos, donde el nivel freático es más accesible, por medio de estas técnicas.

Zahorí
Los zahoríes, o radiestesistas en general, hacen uso habitualmente de una horquilla de árbol, preferentemente avellano o sauce, o de un péndulo. La horquilla debe sostenerse con las dos manos y en una postura determinada mientras el sujeto recorre el terreno a explorar, hasta que su movimiento indique la presencia buscada. No obstante algunos radiestesistas utilizan otro tipo de equipos, o no los requieren. La radiestesia ha sido ampliamente practicada desde tiempos remotos, a falta de conocimiento geológico o de instrumental científico.

Anuncios