C1 Mohos y sus esporas

así como sus metabolitos

La combinación de diferentes métodos de diagnóstico, adaptada a cada situación, y la reunión de los diferentes resultados e impresiones, aumenta la seguridad analítica y hace posible justamente la identificación de las fuentes y las evaluaciones válidas, en particular en caso de contaminación por moho. Por ejemplo, el análisis del aire, de les paredes, del polvo, de los materiales y de las cavidades, con ayuda de cultivos sobre capas nutricias, de identificación microscópica de hongos y fragmentos de hongos no cultivables, de análisis toxicológicos, de mediciones de humedad y de ambiente interior.

El número de hongos de moho en la casa debería ser inferior al del exterior o al mismo nivel de las estancias de comparación no afectadas. El tipo de moho en el interior no debería ser básicamente diferente de aquel del exterior o de las estancias de comparación no afectadas. Los hongos particularmente críticos y productores de toxinas no deberían ser en absoluto o tan sólo muy poco detectables. Es preciso investigar cada carácter significativo, cada sospecha o indicio: el crecimiento visible de los hongos –cuanto más grande, más crítico-, humedad que indica hongos, micotoxinas y otros metabolitos, paredes frías y puentes térmicos, humedad duradera elevada del aire y de los materiales, daños de construcción y de humedad, las construcciones con problemas, los olores, la historia de la edificación, los síntomas de enfermedades, los diagnósticos de la medicina medioambiental, etc.

Antiguos valores de orientación en baubiologie para el moho SBM-1999 a SBM-2003 (Utilización de agar nutritivo YM-Baubiologie y cultivada a 20-24 ºC, unidades constituyendo colonias): Aire < 200 ninguna, 200-500 débil, 500-1.000 fuerte, > 1.000/m³ anomalía extrema (Indicaciones para aire ambiente interior, con valores de referencia relativamente bajos del aire exterior, inferior a 500/m³); Paredes < 20 ninguna, 20-50 débil, 50-100 fuerte, > 100/dm² anomalía extrema (Indicaciones para paredes bajo condiciones habituales, limpiadas regularmente).

OMS: Los hongos patógenos y toxígenos en el aire interior no son aceptables; a partir de 50/m³ de un solo tipo de hongos, hay que buscar las fuentes; hasta 500/m³ es aceptable cuando se trata de una mezcla corriente de tipos, característica del entorno (por ejemplo cladosporium). Senkpiel/Ohgke: Las concentraciones interiores que se sitúan a más de 100/m³ por encima de las del aire exterior indican contaminación. Estadística EU para viviendas: < 50/m³ muy baja, < 200/m³ baja, < 1.000/m³ media, < 10.000/m³ elevada, > 10.000/m³ muy elevada. Evaluaciones detalladas: “Guía mohos”, de la Oficina federal de medio ambiente (Alemania).

Origen: Daños de humedad, puentes térmicos, defectos de construcción, materiales de construcción, errores de renovación, ventilación, climatización, obras de rehabilitación, entorno, etc.

Medición e identificación de hongos de mohos, de esporas de moho y de componentes de hongos, cultivable o no (/m 3, /dm2, /g), así como de metabolitos (MVOC, toxinas, etc.)

Anuncios