Feng Shui y habitat

Es necesario señalar que si bien esta disciplina se formó en la cosmovisión energética del taoísmo, aún no ha sido plenamente incorporada a la visión moderna de la medicina china que se ha desarrollado durante este siglo en Occidente.

El Feng Shui, como toda propuesta filosófica y práctica, tuvo en la antigüedad múltiples enfoques. Las dos tendencias principales fueron:

El Feng Shui de la Tierra o de las formas , que armonizaba los lugares a través de la adecuada confluencia de relieves naturales, de estructuras arquitectónicas, de flujos energéticos llamados las venas del Dragón Azul y el Tigre Blanco, y de sistemas reguladores de la energía ambiental.

El Feng Shui Celeste o de las direcciones, establecía vínculos energéticos del lugar y sus habitantes con los movimientos y ciclos de la naturaleza, a través de los flujos no visibles de la energía coincidentes con las ocho grandes direcciones cardinales, para desarrollar facetas particulares de la energía con diversos propósitos como la salud, la realización o la creatividad, entre otros El Feng Shui de la Tierra por su vínculo principal con la energía del planeta, puede ayudar a concebir una nueva cultura del hábitat, ya que una de las tendencias principales de la humanidad en este siglo ha sido el abandono del medio rural para sumergirse en un paisaje de formas arquitectónicas que nos alejan del origen: la naturaleza.

Existe un interés en conectar y comprender los aspectos energéticos del organismo y el medio ambiente como una unidad, y evaluar esta relación en el ámbito de las ciudades. En algunas ocasiones se interpretan fenómenos modernos que obviamente no pudieron prever los antiguos geomantes, o se toman como referencia investigaciones modernas en Geobiología y otras ciencias del medio ambiente.

Mediante la geobiología y el Feng Shui queremos ofrecerle crear ambientes o neutralizar dentro de lo posible las influencias perjudiciales de un lugar desarmonizado; también armonizar las geopatias del sub-suelo con geoterápias.

Está enfocado a la casa o vivienda y a la prevención de enfermedades con origen en un lugar perturbado, este sistema de interpretación y regulación del medio ambiente puede ser aplicado a otras facetas de la vida al obtener un tipo de energía específica que nos ayude a estudiar, a ser más creativos, a ser más extrovertidos, a meditar, a descansar bien, a tener más vitalidad, a relacionarnos mejor con quienes nos rodean, a cambiar comportamientos o pensamientos desgastantes, etc.

El Feng Shui, junto con otros enfoques del medio ambiente entre los que destacan la geobiología, las diversas corrientes de la ecología, la geofisiología o la biogeoquímica , pueden enriquecer a la medicina, la arquitectura, la decoración y la calidad de vida; el Feng Shui también es un área de interés para médicos y terapeutas, ingenieros y arquitectos, diseñadores y decoradores, y para cualquiera que desee mejorar su cotidianeidad y tener una perspectiva más ecológica del mundo.

Anuncios