Líneas Ley

Líneas Ley y de Tierra o Hartmann, en teoría unas son de fuerza positiva y otras de fuerza negativa.

Alfred Watkins tiene la culpa del nacimiento de una corriente ideológica que relacionaba las líneas rectas que había entre las iglesias, monolitos o restos arqueológicos de nuestros “antiguos”, estas líneas se comenzaron a llamar Líneas Ley.

Estas alineaciones rectas entre estos lugares sagrados o de poder están consideradas como rutas de energía, es como si debajo de la tierra estuviera marcado el camino entre un lugar y otro por una fuente de energía que unía los lugares sagrados del mundo con líneas.

Sin entrar en tema religioso que también ahí muchos dan sus explicaciones con mapas espirituales y batallas del bien y el mal.

Según hipótesis no científicas, las Líneas Ley, líneas de luz, líneas de energía, líneas espirituales (entre otros nombres).

–          Serían unas alineaciones de energía, que habrían sido construidas con algún propósito desconocido por pueblos prehistóricos,

–          Y que se localizarían en la mayoría de los lugares sagrados del mundo, como los círculos de piedras o monumentos megalíticos, iglesias, cementerios, etc.

El nombre de Leys o Líneas ley se debe a un arqueólogo aficionado, llamado Alfred Watkins, quien publicaría su libro Old Straight Track brought en 1921. Desde entonces, estas supuestas líneas llamarían la atención de diferentes grupos, entre ellos el Cristianismo Evangélico de corte carismático pentecostal, que creen en ellas como herramienta de Mapeo espiritual en lo que denominan Guerra Espiritual o Batalla Espiritual.

Entre las teorías sobre el posible origen de estas supuestas fuentes o puntos focales (vortex point) se cuentan la arquitectónica y la de la Geometría sagrada, entre otras.

Otros autores piensan que dichos puntos serían de origen natural y producidos por corrientes subterráneas, o líneas espirituales de acceso y salida para toda clase de manifestaciones paranormales.

Hoy en día, el trazado y las cartografías de estas líneas son usados por diversas corrientes religiosas o de pensamiento como la Nueva Era, la ufología, el esoterismo o el ocultismo.

La leyenda de estas Líneas de Poder, empezaría en la Gran Bretaña; el folclore druídico llamaba a la energía de la tierra wyvern. Los Druidas creían que esta energía se deslizaba como una serpiente a través del suelo como las corrientes telúricas. Quienes estudian la religión druídica creen que estas líneas telúricas son vías espirituales que recubren todo el planeta.

Creían también que estas energías nacían del tránsito acuífero de los subsuelos o de las grietas de terrenos que entran en fricción, al igual que de los magmas subterráneos del planeta. Así pues en la creencia druida; estas energías serían la manifestación misma de la vida sobre la tierra y el origen de su fertilidad.

Algunos de sus lugares sagrados son Glastonbury o la catedral de Chartres, erigida sobre un antiguo bosque sagrado de los celtas galos (el bosque de los carnutes).

De igual modo creían que esas energías cruzaban los cielos y el interior de la tierra, a modo de cauces energéticos que, en ciertos parajes concretos, daban una condición específicamente benéfica a la acción de las corrientes telúricas del subsuelo, y creaban allí un lugar privilegiado, que los druidas marcaban mediante menhires o dolmenes. Posteriormente estos lugares se convertirán en centros rituales y ceremoniales, donde para acrecentar o favorecer esas manifestaciones energéticas, se cultivaba con danzas e invocaciones. Así la creencia era que estos lugares estaban favorecidos por la Madre-Naturaleza, y las aguas subterráneas simbolizadas por Dana, Diosa primigenia, otorgadora de la Vida, y la Serpiente Cósmica, quien sacaba de si el Huevo Cósmico (balain, balaun), repleto de nueva Vida y Energía.

Así pues los druidas se consideraban a sí mismos como Hijos de la Serpiente cósmica, (Naddred, Adder) los cuales en sus creencias se dirigían a estas zonas de poder para recibir los beneficios físicos y espirituales en estos espacios. Era ahí donde los celtas rendían culto a la Diosa-Tierra y demás entidades divinas que albergan las fuentes, lagos, ríos o manantiales.

Después de 20 años de mapeo en 1940 los entusiastas de estas líneas formaron una asociación internacional llamada The Old Straight Track Club (El Club de los Antiguos senderos, rectos). Así comenzaron nuevas ideas dejando atrás la simple idea de Watkins y de caminos con un solo propósito, comenzando una nueva etapa en el terreno espiritual.

Entre las nuevas teorías que fueron surgiendo se encontraba que estas líneas visibles trazaban los canales naturales telúricos de la tierra, y el mundo espiritual. Entre las técnicas usadas para su localización estaban la radiestesia o el psiquismo. Después de la segunda guerra mundial este movimiento perdió interés y no volvió a resurgir hasta 1969. En 1977 seria formada la Dragon Project Trust (DPT), por Paul Devereux con el objetivo de estudiar los megalitos y los centros de poder. Entre los interesados pr este fenómeno se encuentran Ernst Hartmann, y Nigel Pennick del Institute of Geomantic Research, en Cambridge, Inglaterra.

 Áreas culturales de estudio

Muchas culturas usan líneas rectas en sus caminos, en América del Sur estas líneas generalmente se dirigen a las cimas de las montañas; las líneas de Nazca son un buen ejemplo de como las culturas antiguas hacían grandes caminos en línea recta; este mismo tipo de líneas conectan las antiguas pirámides mexicanas; hoy en día las vías modernas se desvían alrededor de estas grandes pirámides, estas mismas carreteras están construidas sobre los antiguos caminos originales que se dirigían hacia estos centros ceremoniales.

La cultura chaco, familia de las tribus Anasazi de Nuevo México, cortan sus escaleras en los acantilados de arenisca para facilitar el mantenimiento de sus caminos rectos. Los indios Hopi poseen una leyenda dicen que espíritu de Palongawhoya tocando un tambor, construyo estas líneas espirituales, para la comunicación con los ancestros.

En Gran Bretaña se han trazado miles de líneas ley, y los defensores de la teoría comenzaron a descubrirlas por todo el mundo, como Alemania y Australia.

En el continente americano, por ejemplo, especulan que una línea de poder conecta el Monk’s Mound, un montículo artificial prehistórico, situado en la ribera del Mississippi, con Mystery Hill, cerca de Salem del Norte, el desierto de Mojave, y el White Horse en Uffington, Inglattera, y Sedona Arizona.

Las líneas y otros diseños grabados en el suelo de la llanura de Nazca, en Perú, emanan del mismo concepto, entre los dibujos encontrados en Nazca, las líneas ley encontradas, van desde 8.2 m. la más pequeña hasta la más grande de 137 m., en las 500 millas cuadradas (1.295 Km cuadrados). Según sus proponentes en China están los Lunng mei (‘Sendas del Dragón’).

 Ciencias

Entre los investigadores recientes se encuentran Paul Devereux y John B. Carlson, quienes, en su libro Places of Power y Lodestone Compass, afirman que algunos puntos de esas las líneas poseen una energía magnetica mayor que la intensidad geomagnetica normal.

La ciencia oficial clasifica estas líneas -tal y como se las propone- como pseudo-hechos. Se duda de que estas líneas realmente existan o que, de existir, tengan un origen en culturas anteriores a la nuestra.

Además de que la gran variedad de sugerencias avanzadas, que van desde lo físico hasta los espiritual, no pueden ser comprobadas por métodos científicos.

Religión y Creencias

En Inglaterra donde comenzó este fenómeno social existen por lo menos 400 líneas ley evidentes, ya identificadas con miles de conexiones, el mapeo de las líneas puede ser hecho tan simple como ver un mapa y sus líneas rectas, entre los centros en las que cruza, así pueden producirse un número ilimitado de líneas en un solo país.

Una de las más populares líneas se llama la de St. Michael, esta corre 400 millas (643.74km), y la de St. Mary, entre otras que cruzan varios países.

En 1969 John Michell escribiría su libro The view over Atlantis en el cual exponía que las líneas ley, al igual que las grandes pirámides y demás monumentos formaban parte de un antiguo sistema basado en la Geometría Sagrada, el cual una vez canalizado una sutil “corriente dragón” derivada del magnetismo polar sobre todo el mundo, podían producirse algunos fenómenos terrestres.

 En 1970 la posición de Michell fue la dominante, y así fue tomada por las mayorías de órdenes Druidas, como la United Ancient Order of Druids (UAOD), The Cabbalistic Order of Druids, la Ancient Order of Druid Hermetist, Order of Bard Ovates and Druids(OBOD), Eglise Druidique et Nationale, Arndraiocht Fein, y derivaciones de la Reformed Druids of North America, entre otros.

Para algunos investigadores del fenómeno especulan que todas las asociaciones esotéricas como la francmasonería, templarios, rosacruces, así como otros grupos, poseen conocimiento de tales líneas, así construían sus edificaciones siguiendo estas líneas; en sus planes de edificación Universal, las capitales del mundo occidental incluyendo las de América siempre fueron construidas en los “centros de poder” (vórtices) de estas líneas, así como construcciones estratégicas gubernamentales, por eso las capitales de muchos países se encuentren en el centro de sus países.

De alguna forma aún desconocida para nosotros en pleno siglo XXI, nuestros ancestros sabían perfectamente dónde construir esos monolitos, esas iglesias y que además coincidieran en una línea recta que también coincide con unos lugares casi perfectos para vivir, alejados de terremotos, de climas extremos, de hábitats hostiles.

Algunos apuntan el arte del Zahorí para adivinar esos canales subterráneos que unirían un punto con otro, lo cierto es que todo es un misterio aún, que ojalá algún día podamos descubrir.

Existen muchos detractores de estas teorías y hasta creen que no tiene nada que ver con la física o la ciencia, pero yerran en sus afirmaciones pues parten de la base muchas veces incierta de la falta de conocimientos de nuestros antiguos.

Esos “Primitivos” que entendía mejor el cielo estrellado que muchos científicos de la NASA y que sabían perfectamente los mejore lugares para construir sus santuarios, eran muy inteligentes y eso se ve perfectamente en un mapa de Europa lleno de líneas rectas entre los mencionados lugares de poder.

Muchas Iglesias y Catedrales fueron edificadas sobre monolitos o antiguas construcciones, se conservaban así aquellos lugares de poder que eligieron por algún motivo nuestros “primitivos”.

A día de hoy cuando hacemos una ruta por los pueblos de España vemos con sorpresa que esos lugares de poder donde hay un monolito, una ermita o una Iglesia siguen transmitiéndonos algo especial, algo que muchas veces casi no percibimos pero que nos llena de energía.

Ciertamente bajo nuestros pies hay corrientes de agua, minerales con características y radiaciones especiales que marcan claramente los lugares de poder, dónde la vida del hombre puede ser muy grata.

La espiritualidad del ser humano ha sido siempre una constante para elegir con acierto estos lugares, la ciencia y la arqueología nos muestran que posiblemente estaban en lo cierto.

Curiosamente en España los que han realizado el Camino de Santiago saben muy bien de que les hablo, muchos afirman que este camino tan espiritual está directamente debajo de la Vía Láctea.

Esto puede ser espiritual y religioso, histórico y arqueológico, pero sin duda alguna y para entender de muchos, tiene mucho de ciencia, esa ciencia que dominaban los “primitivos” y que a día de hoy nuestros científicos siguen buscando con ahínco sus conocimientos.

¿Si usted pudiese elegir, dónde le gustaría vivir, en un lugar de poder con vibraciones positivas o en un lugar con vibraciones negativas?.

Anuncios

One response to “Líneas Ley

  1. Pingback: Geomancia, lineas ley o Feng shui ¿existen realmente? | Un Técnico Preocupado

Los comentarios están cerrados.